27.10.10

la peste

Haiti lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido volver a aparecer en las noticias internacionales, como solo logran hacerlo algunos países, con el seguimiento de sus desgracias. El cólera azota la región norte, pero algunos casos sueltos en Puerto Príncipe alertan a las autoridades del peligro. No quiero pensar que será de la gente de los campamentos si empiezan a contagiarse. De hecho, me parece milagroso que no haya sucedido hasta ahora. Las condiciones en que esta gente vive harían que la infección se expandiera como un incendio. Las autoridades locales intentan tranquilizar diciendo que todo esta controlado, pero, sinceramente, no tienen credibilidad alguna. Su actuación parece limitarse a informar de la necesidad de lavarse las manos. Ellos lo saben. Saben que se deben lavar las manos, el problema es que a veces no cuentan con agua potable, ni purificada, o la posibilidad de hervirla. El otro día, en el pequeño pueblo de Belenguer, a una hora y media de Saint Marc, entre las marismas, tras dar el numero de turno para la clínica móvil, una mujer se tiro al río. Debe ser que tenia calor por la fiebre. Al mismo río Artibonite que esta causando la epidemia. La única fuente de agua de la zona. Los amantes de las teorías conspirativas dicen que esto viene bien a alguna que otra organizacion que tendrá nuevos presupuestos para gastar. Yo espero que allá donde quiera que se encuentre Albert Camus, no tenga ganas de escribir una segunda parte de La Peste.

1 comentario:

Reinadelmango dijo...

Cuídate mi amor, lávate las manos...

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.