28.6.14

La desmemoria o nosotros los de entonces ya no somos los mismos


Hay historias que hoy serían imposibles, por culpa o gracias a los móviles. A mi me ocurrió una: a él le entraron ganas de conocer el mundo de primera mano y correr aventuras tipo Ulises y se fue a Londres. A mi, que podía entender el impulso y además querer compartirlo, me jodió mucho que no me invitara, así que como coser se me da mal y a Penélope no la soporto, me fui a Francia. A un pueblo entre Burdeos y Cognac a trabajar en un proyecto de reconstrucción de muros románicos. Excusa para que nos emborracharan a diversos seres de diversos países, mientras nos despellejábamos las manos contra un muro común. Al pueblo empezaron a llegarme sentidas cartas (¡cartas!) tipo "una canción desesperada" de Neruda. Y yo, con mis veintiún añitos, mis veinte mil pesetas, sin un móvil y sin "Veinte poemas de amor", ya puestos, me fui al aeropuerto de Burdeos a cambiar mi vuelo de vuelta por uno a Londres. En el avión manoseaba nerviosa la última dirección desde la que enviaba sus cartas. Y mi vecina de pasaje, me dice que ella vive en la calle de al lado, que si quiero, me lleva. Para que luego digan que los ingleses son antipáticos. Allí, me planto y Ulises no está, claro. En su lugar, una pareja de amigos suyos no me sabe decir a qué dedica el tiempo libre , que bastante lío tenían ellos con estarse separando. Aún así, me acogen un par de noches, sospecho que para tener un escudo, yo, con el que no tirarse los trastos a la cabeza, definitivamente. Dos días buscando por todos los hostales hostiles de mala muerte, y mi dinero menguando. Al final, harta de todo, especialmente de las parejas en crisis en general, y concretamente de aquélla y de la mía,  decido irme al aeropuerto, coger el primer vuelo disponible a Canarias. El primero era a Lanzarote, donde viven mis padres, para allá que me llega el dinero. Sale en unas ocho horas. Decido ir a pasear por Londres, sola, tranquila, por fin y olvidarme del idiota aquél. Paseo por la National Gallery que es gratis. En Victoria Station entro en una librería de arte, sólo por ver. A la salida él, el él de esta historia,  está allí. Camina hacia mi, pero aún no me ha visto. Ya vale, le digo a mi cerebro, déjame en paz. Pestañeo, pero sigue siendo él, que por fin se fija en la chica parada en la calle, mirándolo... Que lo ves en una película y no te lo crees. Pero aún hay más. Resulta que, si no nos hubiéramos encontrado en la calle, lo hubiéramos hecho en el avión, porque harto  él de su mini Odisea, decidió coger el primer vuelo barato disponible a Canarias...y resultó ser el mismo que yo tenía para Lanzarote...
Todo sin móvil. Y sin euros, ya puestos. Sin "Veinte poemas de amor y una canción desesperada". Con el heroísmo de la primera juventud, aunque ahora ahora, en la tercera adolescencia creo que aún sería  capaz de hacerlo de nuevo...probablemente llamando antes, por si acaso, no fuera a ser mal recibida ;)

26.6.14

Carta de amor no correspondido a un tal Pérez.

Querido señor, parece usted inteligente y buena persona. Supongo que cuando habla de los grandes valores/vicios del Hombre, no se olvida a propósito de las mujeres por maldad, sino por retórica. No me roba mi humanidad al excluirme, sino que le roba a la Humanidad el 50% de sus integrantes. Le roba a su madre. A su hija. Que no son suyas, ni les pertenecen. Tienen, tenemos,  un sitio en el mundo por derecho propio, al menos en teoría, por más que cada día haya que seguir luchando por ello...El problema es que los cuchillos vuelan, de las manos más inesospechadas. Porque, que Gallardon, Meapilas & Co, imanes varios, de distintos libros, me quieran hacer la puñeta, a mi y a mis ovarios, lo esperas; pero que  de manos de intelectuales, se repitan estos pequeños "olvidos insignificantes", a mi, que todavía soy un poco ingenua, me molesta. Sin malicia, estoy segura, en pos de una retórica viril, un poco pasada de moda...
Quizá le ofenda que le contradiga o me queje de minucias como éstas. Con los problemas que tiene el mundo, con los problemas que tiene el Hombre...Quizá crea que mi papel en la película de la vida debiera ser secundario, la que ríe las gracias, la que admira. Incluso, según la generosidad de algún autor, puedo llegar a aspirar a ser un espejo mágico, como el de la madrastra aquélla, una respuesta a los grandes interrogantes del universo... Del héroe, para usted siempre son héroes.Para opositar a heroína tienes que ser una droga. 
Según su criterio, las mujeres somos estereotipos, la santa, la puta, la bruja...eso con suerte, las literables. El resto, somos el icono en la puerta de los baños, una masa genérica, el hombre con faldas. Una pena. Esta cerrazón de miras, un poco anticuada. Propias de privilegios de varón blanco, heterosexual. Y es tan cansado renunciar a los privilegios, especialmente si uno no sabe que los tiene. Hace falta empatía. Para ponerse en la piel del otro (de la otra). Imaginar qué se siente al ver tus opiniones ignoradas una y otra vez, mientras te miran las tetas, por ejemplo, (algo cotidiano, que tanto afecta a dependientas como a escritoras). 
Y, el caso, es que me cae bien, será por eso que me da pena que esté aquejado de esta ceguera parcial, sincera, a pesar de todo, probablemente sin malicia, aunque a mi me resulte odiosa. Que en este destripar el mundo en dos, a mi me deje fuera por cojones. O por carecer de ellos (al menos de los que cuelgan). 

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.