31.7.10

culebron

culebron
La tarde que llegue a Puerto Principe fuimos al campamento de Garnier, que esta a dos pasos de la escuela. Entre las improvisadas callejuelas formadas entre las fragiles casitas, caminabamos lo mas recto posible. Estaba empezando a llover, formandose charcos de barro. Una familia conocida nos invito a pasar a su "casa", hasta que dejara de llover. Asi que mi primera tarde en Puerto Principe la pase viendo una telenovela en un campamento de damnificados por el terremoto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dicen los expertos que las personas estamos más preparadas para afrontar las dificultades, el dolor, que la felicidad. Será por eso que nos sentimos más vivos cuando sufrimos que cuando gozamos y que estamos mejor compartiendo las penas con los demás que viviendo una alegría unilateral. Será eso, digo yo....
Besos. ML

Ornelia dijo...

Ay no se que decirte Lola. Las espectativas tan altas arruinan cualquier momento, y enseguida estamos pensando en lo siguiente...

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.