8.9.09

sinrazón

sinrazón
Díme por favor que hay otras puertas. Otras vías. Otras puestas de sol. Otras vistas. Díme que habrán otras fotos, otros libros, otros sueños. Repíteme que esto no es todo, que las cosas cambiarán. A mejor. Que se me pondrá el pelo blanco y aún así seguiré siendo yo. Que la vida no se acaba. Y dímelo con convicción. Que yo te crea. Ya sabes que últimamente he perdido la fe en las puertas. Y sin embargo allí está, ésta toda pintada de azul y de naranja. Quién dijo que la esperanza sólo podía ser verde. Díme por favor que no soy un caso perdido. Estoy harta de justificarme. Estoy harta de poner en tela de juicio mi falta de razones. Y no olvides ser convincente. Acuérdate.

5 comentarios:

Reinadelmango dijo...

Esa puerta azul y naranja... yo creo que es el avión de Islas Airways lo que estás viendo. Tienes el "síndrome del territorio finito". En cuanto embarques, se te pasa.

pelucheaspero dijo...

Vente pa´ Vietnam, prima...que hay que anchar horizontes.

Te vienes y nos comemos un Phô (lease fó, que no fossss) junto al mausoleo de Ho Chi Min.

Tu serás tú siempre dentro de mí al menos

Reinadelmango dijo...

¡Peluche áspero! Dios, qué gran nombre.

Anónimo dijo...

reina mora, tu identidad no se pierde, déjate llevar por el susurro del viento...besitos darling.
Sólo tienes que abrir las puertas que quieras no todas.
Eso tb me lo digo a mí, pero no me hago caso, tal vez, tú si que me lo hagas. te quiero. ya sabes quien soy.

María dijo...

Oye, cuando te lo diga y te convenza, mándamela a mí un ratito, por favor.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.