2.4.09

cosas que no pasan

postdata
Si no me preguntan qué es el tiempo, sé lo que es. Si me lo preguntan ya no sé lo que es.
(San Agustin)
-Te esperé en la biblioteca toda la tarde. Cada vez que oía pasos levantaba la cabeza deseando que fueras tú que venías a buscarme. Hubo un momento en que supe que ya no ibas a aparecer. Se me rompió el corazón.
-No había nada que yo quisiera más ese día que verte. Me fue imposible.
-¿Qué te ocurrió?
-Me morí.
-Vale. Te perdono.

2 comentarios:

Chucho dijo...

El anterior era todavía más triste :P

Este (¿microrelato?) me gusta más, esa escena de la biblioteca levantando la cabeza para volverla a agachar decepcionado es taaaan familiar que he tenido que sonreír.

Ay, si hubiera dedicado todas aquellas tardes a estudiar y no a hacer vida social...

Ornelia dijo...

no es tristeeeee, yo lo veo más por el lado absurdo. Sentir es en sí mismo un adelanto, peor es la indiferencia.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.