11.5.08

mercadoña

Merca Doña
En Mercadona se liga. No sé si te has dado cuenta. Los sábados a última hora. Cuando ya las familias han hecho la compra semanal, y se han ido. Aparecen entonces grupitos de dos o tres tíos con otra mirada. Van directos a la sección de bebidas y a la de papas fritas. Se les nota ya el ritmo de marcha. La picardía con que van echando ojo a lo que se encontrarán más tarde en los bares. Luego está ese otro grupo de los que no van a salir y compran cena para uno. Miran, pero de otra forma. Con cara de cordero degollado. Uno una vez me dijo: te invito a cenar, si tú preparas la cena...¡Ja! Como se corra la voz, vete tú a saber si la gente va a quedar en el super, en vez de en los tugurios habituales.

6 comentarios:

luisin dijo...

Creo, desde la perspectiva del mero usuario no muy observador, que estos encuentros no termina casi nunca de cuajar, porque les falta el engrase del alcohol (u otras sustancias afines) para que las cosas se relajen, que conste que a mi no me hace falta, yo bebo por gusto. Así que recomiendo emborracharse antes de entrar al super, ó, para los más osados, hacerlo dentro del mismo.
Ahí queda eso, SALUD! Hips.

Ornelia dijo...

Teniendo en cuenta la economía de mi bolsillo este mes, no descarto ir a beber a Mercadona, por necesidad y por vicio. Ay.

Osa osar.

Anónimo dijo...

simpático el artículo de hoy. Que se corra la voz..., que pronto nos vemos a chupitos hacendado, por los pasillos de tan reputada empresa...

Por cierto Ornelia, cual es el mercadona más " cool " para estas prácticas que nos comentas...( vamos pa´echar las nasas)

Quedando en espera de sus noticias, atentamente le saluda,

Un tipo abierto a nuevas experiencias... ( ligar en merca donna )y con el bolsillo roto.

Ornelia dijo...

En realidad puse el nombre de esta franquicia a ver si me pagan por darles publicidad. O por lo menos me dejan gratis el gingseng.
Este fenómeno de ir al supermercado, con aspiraciones a encontrar algo más que comida, la vengo observando a lo largo de los años, por varias ciudades del mundo mundial. Que al final somos batante parecidos.

juanan dijo...

Nunca te acostarás sin saber algo más, porque te juro que nunca se me ha pasado por la cabeza que se pudiera ligar con el carrito de la compra y entre ofertas del mes y musiquilla ambiental chorra.
Salvo en las pelis, claro.
Eso sí, la propuesta de " yo te invito, tú preparas la cena", impagable; ni Casanova, vamos.

GALVA dijo...

Pues yo me acuerdo de “Yo Claudio”...En los episodios del Imperio de Caligula (magnifico John Hurt): No había problema de tensión sexual. Sin haber nada explícito, se veía que los Romanos, en la cuestión sexual, ya fuera el sexo de pago, lúdico, o teniendo por medio las emociones y/o el deseo, no se paraban en pasteleos...Y no es que fueran como bonovos .... Yo pienso que a partir de que desvistes y vas poco a poco, el camino es llano....Antes de ese momento, pensamos en mil y un considerandos....La vida.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.