14.11.06

corazón coraza

corazón mosquetero mi amor era un mosquito muerto entre las páginas de un libro escrito en inglés. muerto mientras sobrevolaba el chakra del corazón. mártir en pos de una metáfora. Corazón: ese músculo que late fuerte, bomba de inyección, masa ventricular, alveólos bajo pecho, piel y huesos. Aterriza un mosquito: insecto, enemigo, bicho, innvasor. Pero del corazón sólo queda el músculo. No quedan mariposas en el estómago, ni nudos en la garganta, ni ojos que echan chispas, ni espuma por la boca, ni pajaritos en la cabeza, ni alas en los pies, ni rodillas hechas flan, ni el mundo sobre los hombros, ni el cielo en la boca, ni la miel en los labios, ni...Nada. No hay síntomas de estar poseída o de tener la rabia. A veces sólo la melancólica certeza de que un bicho murió temprano por miedo a posibles picaduras... ................................................ Y apago la luz, y la vuelvo a encender. Temo la venganza de un mosquito mutante que venga a tomar venganza por todos sus primos asesinados. Con gallardía de mosquetero atacará al centro mismo del altar de los sacrificios, mi corazón cansado. Pasaré a ser un monstruo de feria, hermoso y horrible al mismo tiempo. ¡Junto a la mujer barbuda, les presentamos la increíble y triste historia de la mujer enamorada del cerebro de mosquito! ...Apago la luz...descanso tranquila. Nadie pagaría entrada por algo tan común...aún no seré expuesta... sólo debo no olvidar afeitarme la barba por las mañanas...

6 comentarios:

Annona Moricata dijo...

HZBJKSFDFJOHOFK

lulaby dijo...

hzbjksfjohofk, a ti también. Probando, probando, hay alguien ahí?

Annona Moricata dijo...

Según las pautas impuestas por el método científico, fuente primigenia de constatación y búsqueda de la verdad del insaciable afán de conocimiento humano; a toda propuesta teórica debe seguir una comprobación práctica de los hechos allí señalados. Y era aqui dónde quería yo llegar:El sábado por la mañana cuando me disponía a decir :"buenos dias amor" una bandada descontrolada de mariposas invadiaron la habitación, bandada que primero deshizo el nudo que apretaba mi garganta, mis rodillas chorreaban caramelo, y una nube de abejas se comían la miel de mis labios, casi achicharo los miles de pajaritos que surcaban el cielo de mi boca con la llamarada chispeante de salia de mis ojos. Esto sucedió realmente tengo pruebas del hecho: no había ningún mosquito cerca, era el amor el que se mezclaba en este caos, lo juro sobre la tumba de D'Alambert.

lulaby dijo...

Ay, si D´Alambert levantara la cabeza es probable que levantara algo más, con esas palabras... O sea, resumiendo, lo que quieres darme a entender, es que de buena tinta, sucede, y a gente tan cercana...que bonito.

Anónimo dijo...

Este peluche se ablanda con el suavizante que rezuman sus palabras y guarda silencio en un cajón lleno de naftalina.

Qué bonito

PD: por cierto, ¿en qué equipo juega el d´alambert?

kika dijo...

qué bonito es el insomnio según tú lo cuentas, querida!
qué mal parado sale el bicho (y qué piiiii, qué pica) en esta historia a pesar de que su DNA y el nuestro sean tan parecido y a veces eso ayude...
me he enamorado de cerebros de mosquito y peor aún de ideales cabrones, de ideales locos de atar,de ideales yernos para mi madre, de ideales ombligos solos en el mundo, de ideales bien quedas, en fin...qué más puedo decir...no han sido tantos ideales y se puede decir que todos compartían algo a parte de mí...
besos de frenessí

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.