10.11.06

entre líneas

entre líneas A lo largo de nuestra vida nos han dicho de todo. Habremos oído piropos, insultos, impertinencias, poemas, detalladas listas de cualidades y defectos...Propongo un juego, queridos, compartamos alguna de esas cosas que alguien deglutó encima nuestro. Una de la que siempre te acuerdes.... Vaaaaale. Empiezo yo. Me la dijo un chico a los 18 años. A mi él me tenía colada, pero con mi timidez apoteósica, aparentaba distancia...Me quedé descompuesta y sin novio , claro. Fría eres y en la noche cabalgas. Tráela caballito como un rallo de luz. Ya sé que el muchacho no va a ser nunca nominadao al Nobel por esta línea. Pero a mi se me quedó como una mancha indeleble en la memoria. Es curioso cómo los demás interpretan nuestros actos. La imagen de cada uno que se proyecta, según los ojos que miren. Ahí, uno poco puede hacer, por otro lado. Si la genta se empeña en mirar de determinada manera, y ni siquiera te dan la oportunidad de hablar por tu boca para romper clichés, lo tienes crudo, flaca. Con lo bonito que es leer entre líneas.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que no recuerdo nada así. Deduzco, pues, que no me ha impresionado nada. Sólo recuerdo con dieciséis años, cuando empecé a engordar, que por la calle alguien me dijo: !... qué culo!

Me impresionó entonces.

lulaby dijo...

Lo cierto es que yo siempre he sido muy impresionable Hay que ver cómo será tu culo...besos.

Anónimo dijo...

Sinceramente, espero que aún no me hayan dicho mi frase inolvidable,...; albergo esperanzas falaces mucho más interesantes.
Sin embargo me animo a participar, aunque sea con frases que cuestan recordar o se quisieran olvidar. Respecto a las primeras, recuerdo que alguien me dijo "pues empieza a recordarme..." tras que mi dignidad femenina le asegurara con vehemencia fingida que yo ya lo había olvidado. En cuanto a las segundas, las que una quiere olvidar y el subconciente no le deja, recuerdo que un niño de unos 8 años me gritó en la calle "buenas bembas para una mamada", y yo como si de mi abuela se tratara, pensé "que juventud más desgraciada".

lulaby dijo...

Querida Lulú, todos albergamos la esperanza de que no hayams oído, visto y palpado lo mejor. A mi que ni me digan nada. No hace falta. Vas ganando tú, sin duda. Ay que ver cómo están los niños de 8años Ande anadará el infante?

Anónimo dijo...

Nunca han piropeado a este peluche áspero de crespo vello, pero recuerdo uno con el que un galante obrero regaló los oídos de una bella moza que tuve el privilegio de conocer. "¡Guapa!, pero con GU mayúscula"

kika dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
kika dijo...

no recuerdo nada bueno y esto me dice mucho de mi fragiliadad y selectividad de mi memoria más cercana a la autoestima...
bueno, lo que más me alegró hace una semana fue que diferentes desconocidos en diferentes ocasiones nos desearan boas feiras!
qué tierno y bonito recuerdo!

lulaby dijo...

¿Qué es una boA? Y, sobre todo, qué una feira? Tratándose de ti, algo bonito, seguro. Besos.

Javi dijo...

Las cosas más bonitas y más horrorosas sobre mí me las he dicho yo.

Pero te voy a decir dos que me marcaron (la primera mucho más que la segunda).

"I will never love anyone like I love you" (dicho ocho años después de terminada la relación, en inglés original)

"Adios, buscamadres mediocre" (Cuando un romance mucho mayor que yo rompió conmigo. Luego volvió)

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.