10.7.11

famm

dos de picas Ser mujer en Haiti no es facil. Las espaldas han de ser fuertes, para sostener literalmente, el peso que la sociedad les pone encima. Lo pienso siempre que camino por la calle y veo a una de esas impresionantes bellezas (totalmente ajenas al hecho de serlo lo cual las hace aun mas bonitas) caminando con una elegancia de malabarista, con sus cuellos rectos y sobre la cabeza, casi la casa a cuestas...Las mujeres y los ninos son los encargados de cargar cosas, lo que se te ocurra, agua, mangos para vender, mamba y pan, pinas...Luego ves a los hombres dia a dia sentados en la misma esquina jugando al domino o a las cartas (esas que luego han de tirar para que yo recoja un numero al azar) y miras a los ninos de nuevo, y sabes que si la mentalidad no cambia, de los presentes que ahora traen y llevan agua, en el futuro ellas seguiran haciendo equilibrios cargandose en mundo en la cabeza, ellos seguiran jugando a un juego desequilibrado, quiza en venganza por no haber podido jugar de pequenos.

1 comentario:

Ornelia dijo...

Por cierto, que ayer me tuve que comer esas palabras, cuando al quedarme sin bateria, todos esos hombres de los que despotrique, vinieron a salvarme empujando con todas sus fuerzas el PRADO montana pa riba montana pabajo... No te digo yo, si es que no se puede ser simplista a la hora de sacar conclusiones.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.