27.3.11

spanish eyes

spanish eyes
Mi vida en Puerto Principe transcurre a veces en un coche. Hoy me dolia el ojo izquierdo. El mismo en el que tuve la ulcera hace poco. Me entro el panico de que pudiera tratarse de lo mismo , asi que movilice a la gente de la casa, tarea nada facil, con siete bebes imponiendo sus reglas y mi ojo cambiando de forma y color por segundos. Tras unas horas, pudimos por fin subir al coche, rumbo a Petionville, lo que queda del barrio pijo, con su plaza central tomada por las casetas de campana, contrastando con los hoteles prohibidos alrededor y las cafeterias para la nueva poblacion de oenegeros, puesto que, tanto en Haiti, como en Republica Dominicana, el cafe es algo que solo consigues en la calle por las mananas. Me encanta eso de tomarlo en una taza comunal, que limpian con agua hirviendo, sentarme en la calle junto a la senora con un poco de pan con mamba, mantequilla de mani con muchas especias. El cafe es mas azucar que cafe, pero bueno, a nadie le amarga un dulce...Bueno, el caso es que no habiamos llegado aun a Petionville, cuando nos para la policia porque nuestro coche tiene matricula dominicana. Y aunque todos los papeles estaban en regla, se ve que paraban a todos os coches con la esperanza de sacarse un sobresueldo. Con todo el trajin, yo ya sabia que ulcera no era, porque el ojo mejoraba, menos mal, porque la oculista no estaba. Resulto ser familia del futuro nuevo presidente. Ya nos miraremos a los ojos cuando consiga llegar a tiempo. Creo que la proxima vez ire mejor caminando.

1 comentario:

Nube dijo...

Por lo que leo sigues en Haiti,mandame un email a fantasyrose...y me cuentas cositas..okiss?? Muaks :)

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.