29.6.10

nemesis

némesis
En los cómics el mayor peligro proviene del personaje que es igual al héroe, pero en su versión negativa. Su parte oscura. Tiene los mismos poderes que hacen indestructible al bueno, pero con una carga de agresividad extra que se presupone a la maldad. Así pues, para vencerle, el héroe no tiene mas remedio que asumir primero como propio a este ser parido de su subconsciente. Debería ser así con las personas ordinarias. Así de fácil. Como en El Vizconde de Mediado, de Italo Calvino, en que la parte negativa queda toda en un ser y la buena en otra. El enemigo debería estar presente, en carne y hueso. Para poder mirarlo a los ojos cuando luchas contra él. Que el enemigo no venga de dentro.
Me gusta mucho la explicación que da Tarantino en Kill Bill sobre la forma en que Superman percibe a los humanos. Casi todos los superhéroes tienen un alterego. Son seres corrientes que se calzan su disfraz para lograr los superpoderes. Sin embargo Superman nació ya con ellos, pero diariamente se disfraza de humano para ocultarlos. Su personalidad humana, Clark Kent, es cobarde, inseguro y débil. ¿Es así como los extraordinarios ven a las personas ordinarias?

1 comentario:

Reinadelmango dijo...

Que el enemigo no esté dentro. Esa es, para mí, la lección.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.