30.5.10

sin tiempo

sin tiempo (11)

Vivía en un lugar apartado. Donde por la noche sólo se escuchaba el ladrido de algún perro insomne. Así que oyó perfectamente el coche que paró frente a su puerta. Tiempo de perder y tiempo de ganar. Sabía que hay uno para cada ocasión. Ahora le tocaba dejarse ganar. Fue por eso que no opuso resistencia. ¿Saldría reforzada de este episodio?

3 comentarios:

Reinadelmango dijo...

Yo siempre me tragué eso de que lo que no te mata te hace más fuerte. Y un día leí a Rojas Marcos decir que una mierda, que el sufrimiento desgasta y que todo el mundo tiene su límite. Y ahí empecé a rendirme.

Ornelia dijo...

Pues si lo dice Rojas Marcos, una mierda, di tu que si, que a veces por brutos, o por una idea equivocada de fuerza desmediada, comemos mucha...idem y no es plan, no señor.

Ornelia dijo...

Ah, y no te rindas nunca.
No te quedes inmovil al borde del camino, no conjeles el jubilo, no quieras con desgana, etc, etc, ya lo decia Benedetti, No te salves.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.