16.10.09

De cigarras y hormigas

de cigarras y hormigas
La expresión "ganarse la vida" da mucho que pensar. Viene a decir que no basta con nacer, sino que has de merecer ese derecho por medio del trabajo. Los japoneses, cultura exótica y lejana, aunque cada vez menos, lo tienen muy claro: si quieren manifestar su discrepancia con la empresa, lo que hacen como símbolo de huelga, es currar el doble. Es por eso que para ellos estar en paro significa una deshonra horrible, que algunos solucionan con el suicidio. Sin llegar a esos radicalismos, no es difícil encontrar casos de gente en paro que se desanima y arrastra sus pies cansados en la carrera por encontrar su puesto en la sociedad. Desde pequeños nos educan con la idea de ser alguien en la vida. La fábula de la hormiga y la cigarra es un buen ejemplo. La hormiga trabaja todo el verano, para almacenar para el invierno. La cigarra, ser volátil que se dedica a la contemplación del paisaje (una hippy) de repente se ve sorprendida por el invierno con el culo al aire. Pide ayuda a la hormiga, quien se la presta, pero primero demuestra su superioridad moral con una bronca. Y yo imagino un cuento diferente en el que la hormiga se da al vicio también, y en caso de nevada emigra con la cigarra a terrenos más cálidos. Pero así no sería igualmente moralizador. Me acuerdo siempre del principio de la película de animación ANTZ. Cuya protagonista era una hormiga neurótica, alterego de Woody Allen (su doblador en la versión original). Empieza con una escena en el hormiguero, está echada en el diván mientras dice al psicohórmigo: Siento que sólo soy uno más dentro del hormiguero, que soy prescindible. Y el otro contesta: ¡Estás progresando, por fin lo entiendes, no eres nadie, no eres especial!
Ay, qué pena de japoneses, raza cruel.

4 comentarios:

Reinadelmango dijo...

Amélie Nothomb, "Ni de Eva ni de Adán", terrible, tierna, divertida constatación de que el exótico Japón es una suerte de desquiciado hormiguero.

Pejooe dijo...

La hormiga estaría en Cancún bronceándose al sol con la cigarra y pensando "que va, luego a la vuelta no voy a tener de nada para comer y acabaré muerta de frío".

Pero bueno, me considero cigarra donde las haya, aunque de vez en cuand (supongo que es algo educacional) entro en una etapa hormiga a la que solo pongo fin cuando me doy cuenta de que prevenir no es ser feliz.

Escéptico dijo...

Si total, nuestro paso por este mundo es muy precoz y ligero. Para qué malgastarlo mirando hacia un futuro, en el que quizá se destrozen todos aquellos sueños que hemos cosechado durante años. Vivamos. Ya nos hemos ganado la vida al nacer.

dulce dijo...

Yo me declaro cínicamente una cigarra.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.