18.7.09

sin trabas

en la arena

3 comentarios:

Reinadelmango dijo...

¿Quién dijo que las trabas no tenían alma, ni corazón? Sus trabas, amiga mía, están deseando hablar. Y amar.

Pejooe dijo...

Al hilo de nada de esto, siempre me he preguntado si ese tríptico fotográfico que tienes a la derecha del blog esconde a uno de mis amigos que hace tiempo que no contacto, por eso de la pereza, la vida diaria y la distancia, ¿es ese el pefil del señor Hansen?

Ornelia dijo...

ahora que lo dices, mucho se le parece, pero no, no es él. ¿Dónde estará ese muchacho?

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.