10.7.09

provocando

la pro-vocación
La Fura del Baus pasaba por la ciudad presentando su última creación. La más controvertida. La más polémica. Trataban de escandalizar a las mentes pensantes, que por contrapartida se alzarían en un aplauso unánime, tonto el que no aplauda. En el intermedio uno de los de producción se acercó a Juan. Era el chico más alto y guapo que vio por allí. Le dijo:
-Necesitamos un gancho entre el público. Uno de nuestros actores se acercará a ti y te empezará a tocar y a insinuarse. Pero nos tienes que dar permiso.
-Pero, a ver, ¿me la va a chupar en público?, contestó mi amigo.
-No, claro que no, respondió el de producción escandalizado.
-Ah, pues entonces paso, dijo Juan zanjando la controversia.

3 comentarios:

Chucho dijo...

Bien hecho.
Dejarse tocar pa ná es tonteria.

Reinadelmango dijo...

Muy bien que hizo, los modernos estos del teatro son todos unos... modernos

Ornelia dijo...

Decía Milan Kundera en "La Inmortalidad": Ser absolutamente moderno es ser aliado de tus sepultureros.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.