7.7.09

el bello vello

el bello vello
-El otro día oí en el programa de Ana Rosa la historia de una mujer que perdió un ojo mientras la depilaban.
-¿Por contraer muy fuerte los músculos, del dolor?
-No, que le clavó un palo de cera a la esteticien...
-Te digo yo, Mari que cobramos poco, poco.
-Y que lo digas. Anda, prepárate que aún tenemos dos brasileñas por hacer.

2 comentarios:

Reinadelmango dijo...

Ya lo digo yo, que esto de la depilación no trae sino disgustos... Oiga, ¿usted en otra vida fue depiladora profesional? No, es que la veo muy defensora del gremio...

dulce dijo...

Tanto sufrir para q te dejen enrojecida, la píel vaya perdiendo elasticidad y en las cejas a veces se les pase la mano. (Ni que decir del brasileño :S)

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.