10.2.09

turistas

el turista
Camino por esta ciudad que conozco tan bien y que nunca ha sido mía. Intento imaginar que estoy en otra ciudad europea en que viví hace tiempo, que también me negaba la propiedad. Sonrío. Acepto una vez más, que no tiene que ver con el suelo que piso, sino conmigo: ese rechazo a anclarme, imponiéndome un desarrraigo ajeno a mi forma de ser. La ciudad me saluda en la forma del barrendero que me ha contado la vida cientos de veces. Del vendedor de cupones de la plaza. De la librera amiga que evito visitar para no caer en tentaciones. La floristera de las fresias. Del bibliotecario pintor. De la cafetería con buena música. De la cafetería con mala música. De regreso a casa camino intentando mirar con ojos de turista mis pasos al revés. Hoy hace sol y eso lo cambia todo. Soy un explorador. Soy un aventurero. Un cuentista. Todo es nuevo si lo miras con ojos nuevos. ¿Que crees que haría en mi lugar Mc Gyber?

2 comentarios:

Demoradita dijo...

Mc Gyber, posiblemente, aburrido de las posibilidades de la ferretería del pueblo, se daría una vueltita por Leroy Merlin, jajaja.

frangarod dijo...

Mc Gyber haría lo mismo que tú, mirarlo con ojos nuevos, pero...
...metiéndole mucha mano. ;-)

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.