3.2.09

la musa

la musa
Me ofrezco como mecenas emocional. Ya que carezco de dinero para impulsar la carrera de nadie, a cambio ofrezco mis orejas. Escucharé todas tus ideas. Te ofreceré valiosos consejos creativos. Seré crítica cuando haya que serlo, pero siempre de una forma constructiva. Daré brillo a todos tus viejos, olvidados sueños. Mi risa es un modelo registrado y patentado:garantiza calidez y confianza instantánea. Si la encargas ahora, de regalo viene, en una promoción exclusiva con una docena de abrazos, a dosificar según diagnóstico. Ampliaré la imagen de ti mismo, hasta engrandecerla, hasta lograr que creas que eres mejor de lo que nunca fuíste capaz de soñar que podrías ser. Seré masajista, dietista, psicóloga, te daré la réplica, seré tu espejo aumentado...en definitiva, haré que por un segundo sientas el triunfo cerca. Después me iré, cual Mary Poppins tras haber cumplido su misión califragilisticaespiadilosa. Mis honorarios son ridículos. A cambio nunca podrás olvidarme. ¿Cómo podrías? Soy tu Inspiración.

2 comentarios:

Pejooe dijo...

La propuesta es bastante atractiva, pero uno, que teme que su ego se haga más grande que su persona, lo ve como arma de doble filo.

Aunque solo con ver como te vas volando con un paraguas mientras me cantas una canción pegadiza, correría el riesgo.

(de pequeño siempre quise tener una niñera verborreica y cantarina con bombín)

Carlos de la Fé dijo...

Gracias. Amenazo con volver (y es en serio e igual de penoso). A cambio, no te lo tomes en serio. Ni si quiera es serio que amenazo con volver (y es en serio y distitno)

Pro fin algo parecido a lo que busco. Mi musa se extendió sobre la mesa, la mandé a misa y volvió hecha un cristo.

PD: Busco mesa fácil de limpiar y musa compresiva.

Ya dije gracias?

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.