20.1.09

sondas

sondas
Escribir un blog es como mandar un satélite de la NASA lleno de mensajes de buena voluntad al espacio exterior, esperando una respuesta inteligente, desde un diminuto planeta alrededor de una estrella corriente, dentro de una galaxia normalucha. A veces dislumbras destellos lejanos de otras estrellas que quién sabe qué tipo de vida albergan en sus atmósferas. A veces te preguntas qué pasaría con tu blog si de repente murieras: ¿quedaría vagando en ese universo paralelo de internet? Sin nadie que sepa tus códigos para darlo de baja, como una estrella que brilla a lo lejos y que cuando su reflejo llega a ti, ignoras que ya está muerta...

1 comentario:

chucho dijo...

Es bonito, pero triste. O no. Supongo que seguiría brillando, y brillando, y brillando... hasta que el icosmos estallara en un bigbang microsoftiano, quién sabe.

Salud, sputnik!

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.