1.5.08

elevator

Elevator No pisaba un ascensor. Una manía adquirida en la infancia. Qué digo manía, un trauma. Un día Elena se quedó encerrada. Y qué día. El día de la Primera Comunión. Ella sola. Hecha un pimpollo blanco. Se paró entre plantas y allí se quedó hasta que vinieron los bomberos. Su traje blanco ya no lo era tanto. En él quedaban las manos marcadas de los aguerridos trabajadores del fuego...Todo esto le explicaba a su nuevo novio, el porqué no pensaba subirse en un ascensor. Él sólo atinó a preguntar: "Entonces de un polvo entre plantas ni hablamos, ¿no?"

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me quedo con la duda si al final, tomo la Comunión ( ¿¿?? ), y por qué no hablar de polvos (??? ). Pues le hubiera contado la cantidad de polvos que necesito " su traje blanco " ese día.

Ya sabes, Colón lava más blanco.

Ornelia dijo...

Un polvo en el ascensor...

Todo lo demás queda al libre albedrío de la imaginación del lector. A veces no hay nada mejor que leer entre líneas.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.