2.5.08

cuando no hay solución

cuando no hay solución Cabe sólo preguntarse: "Entonces, ¿cómo haríamos?".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dar, siempre hay solución,pero ante la incertidunbre de no saber por dónde empezar, hacia dónde dirigir nuestros pasos, cuándo iniciar la timorata marcha,cómo ha de ser nuestra cara camuflada de seguridad cuando avanzamas en un mar de dudas convertidas en olas gigantes;y sobre todo qué decir? Cuando finalmente has salvado esta carrera de obstáculos perversos te plantas frente al verdugo-víctima según sea el caso,y le das con tu látigo verbal y entonces te liberas de la pesada carga incertidúmbrica, la traspasas y le dices: Cómo haríamos? cruzas tu melena al viento y te alejas cual Greta Garbo, tan digna como alta y ancha...
Arge.

Ornelia dijo...

ah, bueno, sí cómo no...

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.