7.5.08

cuzco

Cuzco Me llama Feli-pop desde BCN para anunciarme que los incas se equivocaban: Cuzco no es el ombligo del mundo, -me dice-, sino tú. Yo contesto que ya lo sabía y salgo a la calle. El coche está siendo intervenido por la grúa. No sé cómo consigo robarlo y salir a la fuga, llevándome, eso sí, por delante, en mi huída, un camión de donuts... Despierto azorada, diciéndome una vez más que abuso de la jalea real con gingseng. Pero las adicciones son así, peligrosamente adictivas. Me toco la barriga para comprobar mi obligo: todo bien, el Universo sigue ahí.

4 comentarios:

Pejooe dijo...

Una última frase cojonuda, yo a veces también miro hacia mi egouniverso preocupado por si ha dejado de expandirse (la cebada produce un curioso efecto Big bang originado en la galaxia cercana de El Blues)

joselito el de la voz de oro dijo...

Como decía Woody Allen en uno de sus neuróticos personajes: "¡para que vamos a hacer nada si el universo se expande!"

pelucheaspero dijo...

Las galaxias que son las pelusas de tu ombligo albergan más vida inteligente que la de este planeta.

No deje de visitar http://videotapas.blogspot.com

Anónimo dijo...

Si un grano de arena representase una galaxia, ni toda la arena del planeta podría acercarse al número de galaxias del Universo. Millones de estrellas forman una galaxia, millones de galaxias forman clusters, millones de clusters forman ...
Es bueno tener esto presente, sobre todo tras empachos de ego y ombligos inflados. Dav.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.