29.9.06

síndrome pre

síndrome pre La semana pasada fue mi cumpleaños. 21 de septiembre. Cuando empieza la primavera o el otoño (según el hemisferio en que se mire, y el estado de ánimo). Sobre los cambios de humor: desde que encontré la fórmula mágica que explica todas las contradicciones, las dudas, los altibajos, las depres idiotas, la aplico con generosidad: Me va a venir la regla, me digo, aunque falten dos semanas, aunque no tenga las tetas hinchadas, ni haya ganado una talla ( no me digas que sólo por esto, no es motivo de depresión). El caso es que la semana pasada creía yo que tenía LA CRISIS (una que ha estado sobreprotegida de pequeña y ahora tira de la hipocondría), pero no, era sólo un vulgar sindrome premenstrual. Lo que pasa es que cuanto más guapa, lista y viajada me pongo, más insulsos me parecen los mancebos a mi alrededor. Es lo que decía no sé quien; cuanto más selectiva te vuelves, menos hay donde elegir. No quiero perder el optimismo, no obstante, llegar a ese nivel de dramatización propio de Bridget Jones, en el que se visualiza a sí misma de mayor sola, muerta y devorada por los gatos... Por si acaso, ya pedí cita en el veterinario para cortar las uñas de mi gatito lindo.

1 comentario:

kika dijo...

Las crisis aparecen sin avisar, no tienen plazo fijo. A lo largo de mi vida he tenido varias "crisis", existenciales, y de vez en cuando, me quiere atacar alguna otra,y no la dejo,jeje.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.