2.8.06

san pantalón

río de san pantalón Saliva de cielo y de canal se juntan en un beso color plata: aluro con el que fijar fotogràficamente la silueta de la ciudad inasible. Anhelo brumoso de un romance en la città del romance. Posibilidad de misterio tras la màscara. Tu cara aparece desconcertada en miles de videos japoneses. La lluvia no detiene el rumbo perdido, deambulante de callejuelas: le cambia la cara. Puntos de color, en forma de paraguas. Menos espacio en segùn què sitios. Escuzza, Escuzzi, mi dispiacce. Venecia està mojada. Me gusta aparcar en las ciudades malditas por la ira divina.

1 comentario:

pelucheaspero dijo...

En Venecia descubrí que los turistas chinos son mejores que los japoneses, con su ojos vírgenes (y que conste que en otro ámbitos nunca he defendido que la virginidad sea una virtud) y sus chaquetas de cuello Mao. La risa fresca de un grupo de chinos jugando con las palomas (dejándose comer) de la Piazza de San Marco como si nunca hubiesen visto una de esas ratas del aire y el viaje en vaporetto a Burano (que no Murano), la isla de nunca jamas, fue para mi lo mejor de aquel viaje.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.