8.7.06

miradas

miradas

Los ojos de ella buscaban una respuesta que su boca no iba a pedir. Él no pudo soportar la visión de si mismo a través de la mirada de ella: tan ennoblecido, tan alto y tan caro, que sólo restaba estrellarse en la caída del pedestal. Se sintió obligado a advertir : "Sólo soy el típico maníaco depresivo cuyas emociones suben y bajan en ascensor, al ritmo vacilante de los días".

1 comentario:

pelucheaspero dijo...

"Sales de litio", dijo él desde la tranquila atalaya de su pachorra inamovible

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.