27.3.10

adivinos

adivinos
Él le coge la mano y comienza a acariciársela, mientras finge saber pronosticar el destino en sus líneas. Ella se da cuenta que confunde el corazón con la cabeza, pero no dice nada,le encanta la complicidad inmediata que se ha tejido entre ambos. Lo mira directamente a los ojos con los suyos marcados por la sonrisa y dice: Yo también soy mágica. Puedo adivinar tu futuro. ¿Ah sí? Inténtalo. Puedo decirte exactamente con quién vas a dormir esta noche. Las cartas quedaron echadas...El destino está en tus manos.

2 comentarios:

Reinadelmango dijo...

¿Dormir, dices?

zacharias dijo...

acaso soñar?

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.