9.6.09

el butanero

todo por un baño
Todo sucedió por casualidad. Que es la manera en la que, no nos engañemos, suelen ocurrir la mayoría de las cosas. Desde las significativas, como el origen de la vida en la Tierra, o no morir atropellado por un conductor borracho.
Se quedó sin gas un sábado a las doce y media. Justo cuando los repartidores están haciendo planes para irse a comer, en su día y medio libre. Ella llamó de todos modos. En otras circunstancias le hubiera dado igual bañarse con agua fría. Pero estaba resultando un final de invierno particularmente intenso, o ella se estaba ablandando con los años. A riesgo de las palabras de mal disimulado desprecio de la telefonista con ganas de irse de una vez a su casa. Llamó de todos modos.
Cuando el butanero llegó, su cara no invitaba al buen humor. Además ella estaba francamente hecha un desastre. Veía toda la escena borrosa. De igual forma se sentía. Todo por un baño caliente, pensó. Cuando ya cerraba, intentando exculpar su conciencia con una propina, notó cierta resistencia en la puerta. Un empujón del marco la tiró hacia atrás. Entró en silencio, hecho una furia. Ella sabía que daría igual si gritaba, no había vecinos alrededor.
Ay.¿Me va a violar?¿Con estas pintas? No me lo puedo creer, pensaba ella.
Señorita, dijo él, se le ha caído una lentilla, estaba en la puerta. Póngasela, no se le vaya a perder.
Será mejor seguirle la corriente, pensó. Se la puso y para su sorpresa, fuera hacía un día radiante. No estaba hecha una maruja y el butanero era un ser amable...
Gracias, le dijo. Y él sonrió por primera vez , mientras cerraba la puerta tras de sí.
A veces nos hace falta un baño, se dijo.. Mental. Y tarareando se dirigió a la ducha, eso sí, pasando antes el cerrojo a la puerta.

2 comentarios:

zacharias dijo...

Un relato...refrescante y algo húmedo. Real como la mismísima ficción.
Me ha gustado mucho.

Ro dijo...

Entretenida narrativa y la historia originalmente cotidiana. Me gustó, quiero más.

Abrazo
Ro

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.