14.5.09

vaya valla

vaya valla
Yo de pequeña era muy sufrida, de éstas que se lo guardan todo para dentro. No sería de otro modo hasta que el anuncio de Hemoal me cambiara la vida. Y no lo digo porque tenga hemorroides, a cuyo respecto no pienso pronunciarme, sino al hecho de que ya no sufro más en silencio.
Me di cuenta de las ventajas de llorar en público en la escuela: yo era torpe en deportes. Odiaba saltar vallas, pero me esforzaba. Intenté con gallardía no exenta de cabezonería saltar tres de golpe. Me caí de morros, claro, con el subsiguiente peligro de regar el patio con mis paletas. Me dio tanta vergüenza , que no pude evitar acabar llorando a lágrima viva. Con sentimiento, como debe ser, sorbiendo mocos. El profesor de gimnasia, que era un hueso, nunca estuvo tan amable conmigo.
Moraleja: Si eres chica, parece que está socialmente aceptado que muestres debilidad, lo cual es un gran alivio. Puedes justificarlo con la regla. Conviene no abusar, que sólo viene cada 28 días. Y si no, para el dolor, escozor y picor, siempre quedará Hemoal. Parece que las penas encogieran. ¿O eran las hemorroides?

4 comentarios:

Pejooe dijo...

El mundo es tan pequeño que un día tropezamos y me clavaste un tacón de curiosidad en el dedo del pie, es tan pequeño que tenemos una docena de amigos en común que ni siquiera sabemos que tenemos, tanto que casi siempre que me estoy tomando una copa se cruzan nuestras miradas y en un acto reflejo, escondo mis pies hacia dentro.
Quizá por eso, porque es tan pequeño, los dos desplegamos alas y nos vamos a jardines más grandes, quizá por eso hoy, mientras estaba escuchando Pixies en el Ipod con la mirada perdida entre la bollería, vi tu cara, tu pelo largo, rojo y rizado como ya no recuerdo y tu nombre completo mecanografiado en tu DNI, pegado en la vitrina de cristal de la caja, a ojos de todo el mundo, con los tuyos, grandes y atentos, buscando una mirada amiga que no los ignore y los devuelva a su lugar.

Fijate si es pequeño el mundo que compramos el pan en la misma panederia, en la del barrio, en la de Barrio Nuevo, y ninguno de los dos teníamos idea de eso.

(Todo esto para decirte que te ahorres la denuncia, te despereces, te tomes el té y vayas antes de que otro capullo te haga un comentario de este tipo)

Ornelia dijo...

wow!

Gracias. Así q allí está mi DNI.

zacharias dijo...

Pues sí...Qué pequeño este bendito mundo!

Elisa Falcón dijo...

Y yo conozco algunas que ni cada 28, así que poco les vale como excusa... Pásate a visitarnos, te ponemos té y pastitas: http://laletrasinfin.blogspot.com/

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.