29.4.09

sin rumbo

como un guante
No sé si te ha pasado, el tener unos vaqueros viejos que te encanta cómo te quedan, que te los has puesto tanto, que se caen a trozos, que la próximas tres veces que los mandes a la lavadora, estarás sellando su condena a muerte. Otra opción es hacérselos llegar a tu madre, que todo lo remienda, pero corres el riesgo de que los envíe a ese Triángulo de las Bermudas por donde desaparecen los calcetines desparejados, las tangas con poca tela, los suéters tres tallas más grandes que te encanta ponerte en casa... Así, de la misma manera, pasa con un sitio que has decidido abandonar. Y lo más difícil, es la decisión en sí. De repente con cada paseo, los vaqueros y tú, se despiden de las calles tan conocidas a tus pies. Tan familiares, que por eso mismo, es hora de cambiar por otras que al principio no se ajusten del todo, pero que poco a poco, con el tiempo y con las experiencias en común, te acabarán sentando como un guante.

6 comentarios:

zacharias dijo...

Mudar la piel
acaso al corazón

Anónimo dijo...

Los lugares los hace uno a su medida,es uno quien aporta una nueva sonrisa o no, unos nuevos andares, una nueva elegancia o no, o estos nuevos lugares ávidos de forasteros que pasado el primer perído de extrañamiento se convertiran en floridos locales. A por ellos flor!!! Te están esperando!

Frangarod dijo...

Esos sitios te dirán hasta luego; otros hasta siempre; algunos te pedirán que no los abandones jamás. Porque, como los guantes, sus tejidos se comportan distinto con el uso. Unos se ajustan a la perfección; otros alargan y resultan incómodos de manejar; los peores estrechan y los tienes que abandonar. De cualquier manera, cada cierto tiempo, y aún con pena de despojarte de ellos -que tanto has querido-, deseamos unos guantes nuevos, y con determinación, los acabamos comprando.

Cuinpar dijo...

Molas. Molas mucho.
(El vino Pueblo viejo también)

Pejooe dijo...

Este post es como mirarme al espejo. Estoy seguro que a los dos nos sentaran de puta madre los vaqueros nuevos! ;)

Ornelia dijo...

Excepto por las tangas con poca tela, ¿o no?

;)

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.