21.3.09

cradle will rock

abajo el telón
Si los productores de Hollywood se centraran únicamente en rodar historias de los Años Treinta, tendrían suficientes producciones de aquí a los próximos treinta años. Son los años del Jazz, de la Mafia, de la Gran Depresión. En Estados Unidos eran tantos los parados vagando por las calles, que se organizan medidas como dobles sesiones de cine con un nuevo invento, las palomitas, todo por un mínimo precio. Se garantizaba así tener a los obreros entretenidos y con algo en la boca, no fueran a afiliarse en un sindicato. (Así aparece en la película de Tim Robbins, Cradle Will Rock). En Alemania la República de Weimar intenta no morir de hambre, aunque acabará violada por Hitler en un oscuro camino. En España el comunismo y el fascismo harán pruebas de lo que luego sucederá en la II Guerra Mundial... Aún había fe en el progreso, antes de descubrir lo que el progreso era capaz de producir en Auschwitz (con su cartel de la entrada que, sarcásticamente, avisa "El trabajo os hará libres").
Fue mucho antes de que las guerras terminaran entre las naciones de La Tierra. Tras crear una sola religión y un solo estado, se impuso la moda túnica, como las que llevaban los del Ku Klux Klan. Para ello hubo que hacer ajustes, claro está, pero todo sea en nombre de la Pax Infinitum. Cuando la amenaza llegó en forma de guerra contra la Civilización Interestelar, también hubo que hacer ajustes. Se recurrió a sacrificar a los disidentes. Éstos eran enviados como símbolo de buena voluntad a los extraterrestres. Ya se sabe que una gran civilización no llega a serlo si no puede permitirse buscar comida donde le plazca. Cuando se acabaron las reservas de disidentes, sus familias o allegados, hubo que enviar a los niños gordos, a los inadaptados, a los viejos, a ... todos ellos orgullosos de sacrificar sus últimos días por el bien de la Humanidad... Oigo pasos, creo que me toca. Está prohibido rememorar épocas pasadas, ni siquiera la de los años treinta. No sea, que alguien pudiera pensar que tiempos pasados pudieron haber sido mejores, incluso los Años de la Gran Depresión.

1 comentario:

pelucheaspero dijo...

Post pata negra, calidad superior. Felicidades, dar

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.