11.11.08

el cacahué

el cacahué
Félix Rodríguez de la Fuente, tal y como un día nos abriera los ojos ante la existencia del ornitorrinco o del lobo gris, ahora nos descubría la fascinante trayectoria de una especie poco estudiada: el cacahué.
El cacahué se dispone a atacar a su presa. El carnívoro de la sábana (con tilde en la a ), primero la ronda desde la distancia, la vigila, aprende su modus operandi, la imita, para cuando ésta se quede un poco apartada de la manada, acercarse y hacer ver que ambos son de la misma especie. Error. Por más que en casos letales la propia presa pueda llegar a creer que puede ayudar a curarle, se halla delante de un carroñero compulsivo. El cacahué será discreto, hará todo lo posible para que la presa sea la que tome la iniciativa: una vez se haya producido el ataque llegará incluso a pensar que fue cosa suya. Lo más fascinante de este depredador, es que si ha inoculado bien su veneno, y la presa ha caído de veras en la trampa, se encontrará a sí misma pensando donde estará esta noche el cacahué.

2 comentarios:

Demoradita dijo...

Lo del carnívoro de la sábana me encantó, jajaja.

¿Y no hay una pócima milagrosa que libere de esa ponzoña?

;-))

Ornelia dijo...

el vídeo de Muchachada Nui parece acabar haciendo referencia éste de los monty phyton:

http://www.youtube.com/watch?v=IhJQp-q1Y1s&feature=related

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.