24.5.08

soleada

Soleada ¿Por qué será que cuando se pierde el moreno no se pierde la marca?

3 comentarios:

Ornelia dijo...

Que conste que no va con doble sentido...jeje

mari dijo...

esto no es una respuesta. hay preguntas que mejor se quedan colgadas en la interrogación, que pa eso están los signos ortográficos y también pa cargárselos de vez en cuando e inventar nuevos sufijos. la lengua es así: se renueva, como el (él) moreno.

mari dijo...

el arte o hagamos psicología barata.
se me ocurre que las personas somos como catedrales. allá en la edad media, hubo edificios simpáticos, antipáticos e incluso, parasimpáticos (pero de esta nueva categoría hablaremos más adelante).

los románicos. calle. gente. ahí está: de rostro macizo, cuerpo robusto y opaco (y no por el moreno, ornelia). no sonríe, no hay ventanas, ni siquiera óculo que transparente emoción alguna. tan fuerte y tan inexpresivo. tan sólido y agarrado a la tierra, que no hay nada que brille. vestido de gris, o incluso, de verde militar, pero sin color.

los góticos. calle. gente y él/ella. desde lejos se alzan los pináculos que sobresalen entre los demás. no solo por la altura, la curva, sino y, sobre todo, por la luz. de ventanas amplias, incluso coloridas, te acerca y llega a encandilar. lleva tanto color que lo regala.

he ahí las artes.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.