30.5.08

ikebana

ikebana
No sé si eres de los que se fijan en los detalles.
Blues Bar: cada fin de semana hay un ramo de flores que adorna la esquina en frente del baño. Un señor florista trae los ramos, con puntualidad religiosa, sin faltar nunca a su cita.
Las flores parecen una ofrenda accidental a un cuadro que lleva allí toda la vida. En medio de los vapores etílicos lo he ido mirando, a lo largo de distintas etapas: tras largas ausencias, después de idas, venidas, mudanzas y andanzas. El cuadro azul de la chica del culo abundante que mira por encima del hombro. Es fascinante, por esa mirada que dice tanto sobre la vulnerabilidad. Hasta en los antros más oscuros hay amor por la belleza.

5 comentarios:

Pejooe dijo...

Cuánta razón tienes!! Creo que es por eso que siempre elijo una posición en el Blues que me deje verlo, aunque sólo sea una vez. Siempre dije que lo quiero heredar, para mi sería llevarse como un icono de mi juventud.

(Mi dedo del pie se cura a buen paso, gracias por no volvérmelo a pisar)

Ornelia dijo...

Vaya!!!

Se resuelve pues el misterio.Así que eres tú...

juanan dijo...

Al autor (Gonzalo) le va a hacer ilusión es homenaje.

Ornelia dijo...

Elmundo es pequeño...o es la laguna?

Así que el cuadro de nuestras borracheras es de otro amigo:

www.todotorcido.blogspot.com

Qué bonito.

Die Welt ist schön

juanan dijo...

Sí, La Laguna es un mundo pequeño.
Si no te importe le he enviado esta reflexión a Gonzalo.

Seguro que le gusta.

Licencia Creative Commons
Gracias Pero No Gracias por Ornelia Cabrera se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.